miércoles, 22 de septiembre de 2010

Paciencia

El vértigo con que vivimos en la vida cotidiana no escapa de lo que son los deportes, en especial el fútbol. Hoy por hoy queremos todo rápido, vivimos a mil km por hora y parecemos no disfrutar de las cosas. Buscamos resultados inmediatos y sin medir las consecuencias que eso puede traer y sin importar los medios o las formas que se utilizan. Y en el fútbol las cosas se confunden, haciendo que el dilema sea ganar o jugar bien sin pensar en que jugando bien es más fácil ganar. Hay una especie de cultura, que si bien en los últimos tiempos y a partir de aquel Huracán de Angel Cappa y con España en el Mundial de Sudáfrica 2010 empezó a mermar, que exige el triunfo a cualquier costo y sin importar el respeto ni por el trabajo, ni por un contrato ni por nada. Da lo mismo si es ídolo del club, si es una persona que deja todo por la institución o lo mucho que haga por mejorar y lograr los objetivos, sólo importa ganar el domingo. Un entrenador es una persona que tiene fecha de vencimiento siempre próxima. Su vida deportiva se rige de la siguiente manera: entrenar y lograr lo mejor para el equipo; ganar el domingo y si se puede jugar bien mejor (algunos); si se gana se puede trabajar un poco más tranquilo en la semana pero no libre de miedos y dudas; si pierde empezarán a cuestionarse cosas; si pierde el fin de semana siguiente se empieza a cuestionar de manera más firme y a exigirle que el equipo responda jugando bien; si la semana siguiente gana jugando mal se gana un poco de oxígeno, si pierde puede ser el fin y así siempre y en todo momento. Y gran culpa de esto es del periodismo que instala el tema en la gente y hace caldear los ánimos de muchos. Yo pregunto, por qué se llegó a este punto? Por qué algo que debería ser un espectáculo se convirtió en una custión de vida o muerte? Por qué se falta el respeto a la palabra? Porque un contrato es una manifestación de compromiso entre dos partes y es en contados casos en los que se cumple.
Todos sabemos que con tiempo las cosas salen mejor, que un proyecto serio es la salida de los clubes. Con una propuesta que privilegie el promover valores de divisiones inferiores que le darán rédito a la institución, que mantenga una línea de juego que se sabe dará resultados, que todos se calmen para poder disfrutar de un evento deportivo tan hermoso como es un partido de fútbol. Se sabe que con trabajo y paciencia los equipos pueden jugar mejor y que la falta precisamente de estos elementos ha hecho salir a la luz a técnicos a los que sólo les importa ganar y constituyen la antítesis del fútbol y van en contra del espetáculo. NO los desmerezco, tienen su forma de trabajar y de obtener un resultado que es válida y los respeto. Pero si la sociedad fuera menos exitista seguro que ellos intentarían jugar de otra forma y ya no habría la tonta clasificación de entrenadores románticos o ilusos y los denominados "trabajadores". El que queire jugar bien también trabaja! Y me animo a decir que trabaja más porque no es fácil jugar bien, no se logra de la noche a la mañana. La prensa llama a entrenadores que buscan el buen juego de vende humos. Por qué? Porque buscan algo que debería ser la realidad? Los vende humos son los pseudo-periodistas que le venden a la gente el "hoy hay que ganar como sea" y que por eso después sufrimos en los mundiales y por eso se hace cada vez más tedioso ver un partido. Porque es así, si juega Tigre contra Arsenal uno lo va a ver pero o termina cambiando o es muy probable que se coma un bodrio. Y aunque sea así tampoco es justo que un DT dure tres partidos en su cargo.
No se, quizás pido demasiado. Pero no me resigno ni me voy a resignar. La paciencia es una virtud que parecemos haber perdido. Estará en nosotros el encontrarla.

P.D: dedicado a Héctor Rivoira, Daniel Garnero, Antonio Mohamed y a todos los entrenadores del fútbol argentino que viven corriendo riesgos.

Abrazo!

9 comentarios:

diosesargentino JULIANO dijo...

Qué buena forma de decir lo que yo pienso. Te felicito por la forma clara que te expresás. Abrazo grande

mujerdeole dijo...

Muy lindo texto Matías. Y muy atinada la dedicatoria. Se viven tiempos turbulentos. Y hasta que no se entienda que todo esto que pasa atenta contra el juego y por ende contra los mismos clubes la cosa no va a cambiar. Y esto es algo que tiene que cambiar la gente, confío que si se vienen nuevos tiempos para los medios también la cosa mejorará, pero somos nosotros los que tenemos que intentar vivir de otra manera. Y darle valor al tiempo y a la palabra.

Saludos

Julián dijo...

Matías: estamos re contra de acuerdo.
Es una locura lo que se está viviendo.
Dentro de poco le van a hacer contratos a los entrenadores por 6 meses o por partidos.
Un abrazo.

Nahuel Bargas dijo...

Hola Matías, muy buena entrada estoy muy acuerdo. Esta sociedad está regida por un placer rápido y efímero, y no se banca los tropiesos mínimos, y como el fútbol es un reflejo de la sociedad se ve afectado.Saludos
bargasnahuel.blogspot.com

Matías dijo...

Dioesargentino Juliano, gracias por tus palabras. Me alegra saber que pensamos igual.

Mujer usted lo ha dicho. "Darle valor al tiempo y a la palabra". Hoy muchos piensan de los que saben y emplean la palabra que son vende humos y fanfarrones. Vivimos equivocados pero estamos a tiempo de cambiar.

Julián es de verdad una locura. Y aunque no lo hagan por escrito hoy por hoy los contratos de los entrenadores son por partidos. La verdad es que cuando firman contratos, arreglan y hacen todos los trámites que conlleva firmar uno no hacen más que ser parte de una farsa, de una hipocresía. A esta altura creo que no arreglan por un sueldo por mes o por partido porque la ley no lo permite. Una verguenza. Ojalá vengan tiempos mejores. Por ejemplo, desde que asumió la presidencia de Newell's, Lorente dijo que quería que Sensini fuera el DT durante todo su mandato. Lo viene cumpliendo y en esta semana lo volvió a afirmar diciendo que están preparando todo para renovar por los dos años que quedan. Esperemos que se cumpla.

Abrazos!

La candorosa dijo...

Hay que reflotar la paciencia, como bien usté propone, pues es una de las "herramientas" útiles y válidas para conseguir mejores resultados. Sin dudas!

Abrazosssssssssssssssss!!!!

Matías dijo...

Nahuel es así. El fútbol es un reflejo de la sociedad. Se busca salvarse a cualquier costo, los clubes están empobrecidos, el trabajo no está asegurado para nadie.

Candorosa con paciencia todo resulta mejor, pues las cosas pueden ser pensadas con más detenimiento, ver las posibles variantes ante un mismo problema y elegir la más conveniente. "Vísteme despacio que estoy apurado" dijo alguna vez Napoleón en una muestra de que con tranquilidad se obtienen mejores y buenos resultados.

Abrazo!

CALIGULA dijo...

Buena descripción de lo que vivimos. Pero el problema no creo que sea ni de entendedera ni de paciencia.
SI hurgamos un poco encontraremos la hilacha económica del asunto.
Si a los proyectos de inferiores que terminan afuera le sumamos las pésimas administraciones que vemos, es necesario clasificar a una copa todos los meses.

Saludos.

Matías dijo...

Calígula eso es verdad pero más allá de lo económico, la gente exige la cabeza de un DT si pierde 3 partidos. Hay que pensar un poco más, darnos cuenta que todos deben tener tiempo de trabajo para lograr resultados porque nadie hace milagros. Todo y todos deben cambiar para que el juego sea mejor, para que la paciencia sea más, para que los jugadores no se vayan con 15 partidos en primera y para que los clubes no se caigan a pedazos. Abrazo!