lunes, 8 de noviembre de 2010

Seguiremos


La fecha 13 traia aparejada una serie de condimentos que hacian que fuera algo especial con respecto a las anteriores. Primero, y la mas importante, el regreso de Riquelme. Segundo el regreso del futbol tras el parate por la muerte de Nestor Kirchner. Tercero, en la previa al superclasico tanto Boca como River tenian la mision de mejorar las falencias mostradas hasta aqui.
Pero las cosas no fueron como casi ninguno de los protagonistas esperaba. La vueta de Román estuvo manchada por una derrota en manos del último campeón, Argentinos Jrs., que hizo muy poco para llevarse los tres puntos pero que supo aprovechar los errores de un Boca que sigue transitando la senda de la confusión y la anemia de ideas. Si bien es cierto que mejoró apenas un poco con respecto a los partidos anteriores, sigue con errores en defensa, el mediocampo está partido y mal parado siempre y la pelota llega sucia a los delanteros que hacen lo que pueden. Riquelme le brindó la inteligencia para manejar la pelota, paciencia, siempre al piso, regaló un par de pases hermosos pero con eso no basta si no te acompañan. Y el 10 no tuvo un acompañamiento acorde. Repito: al 50% Juan Román fue el mejor de Boca. Pero como he mencionado anteriormente no todo puede depender de el ni ser el solo el responsable de que el Xeneize levante el nivel. La ayuda debe venir de todos lados, compañeros y entrenador. De todos modos, si hay algo de lo que no tengo dudas es de que Román será fundamental de cara a lo que queda del torneo, su protagonismo irá aumentando de la misma manera que la dependencia del equipo sobre sus espaldas. El tema es que no salgan ahora los detractores de siempre a decir que la culpa de este momento es de el, porque lejos está eso de ser una verdad. Igual con poco, ya nos deleitó y nos regaló más cosas en un partido que otros en lo qu eva del torneo.
En la vereda de enfrente las cosas no van mejor ni mucho menos. River está en un momento complicadísimo, en el que la falta de resultados y el promedio acecha y en el que el nivel del equipo no aparece, sino que empeora. Cappa no logra repetir los mismos once y donde más cambia es en el mediocampo que debería ser el eje principal en donde se geste el juego que pretende el entrenador. La lesión del Almeyda afectó mucho ese sector y el resto lo sintió. Hubo dos partidos en los que podría haber cambiado al menos la situación anímica del equipo, contra Quilmes y Godoy Cruz, en los que pudo conseguir la victoria pero en el final se le escapó. Quizás ambos resultados podrían haber inclinado la balanza en favor del Millonario. El juego no aparece y la apremiante situación que vive River hace que ya no se tenga paciencia con Don Angel y que el superclásico sea el determinante de su continuidad. Y de la de Borghi también. Pero creo que el caso de Núñez, sobre todo por las siete fechas sin victorias, será más terrible en caso de que el resultado no sea una victoria.
El tema acá pasa también por atribuirle responsabilidad a los jugadores, que no han rendido en la cancha y que tampoco consiguen lo más básico de este deporte que es dar dos pases seguidos. Uno ve los partidos y la falta de ideas de algunos jugadores es tremenda. No puedo entender como teniendo a dos metros a un compañero le dan la pelota a un rival o como los tiros libres o los córners no se levantan más de 1 metro. Entrenan todos los días desde hace por lo menos 10 años!!!! Y no son capaces de pegarle bien al balón.
El partido del martes 16 será definitorio y marcará el fin de una etapa si o si. Si pierde Boca, se irá Borghi. Si pierde o empata River se irá Cappa. Ambos entrenadores cuyos ideales son el buen juego están en la cornisa y no han conseguido que sus respectivos conjuntos desplieguen lo que pretenden. Y aunque salgan a decir algunos que no sirven, que son vende humo, que son una mentira, desde aqui seguiremos respaldando sus formas de buscar la victoria. Que no se den resultados en un equipo no siginifica que sean malos entrenadores. Seguiremos aplaudiendo su búsqueda inclaudicable del buen juego, ese que tanto reclamamos y anhelamos. Seguiremos con la esperanza de que logren plasmar en la cancha el toque, la alegría, la paciencia e inteligencia, la audacia, el riesgo. De jugar a ganar y no a no perder. A veces los momentos no coinciden y las cosas no se dan. Pero desde aqui estaremos firmes con las mismas convicciones de que el buen fútbol es el mejor camino y de que por nada el fin justifica los medios. Suerte y que gane el mejor.
Abrazo!

4 comentarios:

Diosesargentino JULIANO dijo...

pienso que borghi debería renunciar, pero bueno ya Basile una vez me hizo cerrar la boca, saludos

Matías Rodríguez dijo...

y cappa se termino yendo nomas, veremos que hara borghi que tambien dijo que no sabe si llegaba al clasico, un saludo

mujerdeole dijo...

Matías, estaba leyendo tus vaticinios post súperclásico y hoy Cappa dejó de ser el DT de River, a 8 días del partido más importante del semestre. Y hoy decían que estaban reunidos en Boca con Borghi y que podría haber novedades también por allí. Todo es increíble de irresponsable, porque no digo que los banquen por siempre pero que terminen un torneo (corto! de 19 fechas!)
Yo no digo que a Cappa las cosas le estuvieran saliendo bien, está claro que el equipo disminuyó mucho en su juego y que últimamente el equipo presentaba varios cambios cada domingo y eso profundizaba la incertidumbre. Pero acá el tema son los resultados, porque la campaña de River no es desastroza, no es buena, y como bien decís si le hubiera ganado a Quilmes y a Gimnasia, y el error arbitral que le anuló el gol a Funes Mori no le hubiera costado el triunfo sobre Godoy Cruz, estaríamos hablando de 23 o 24 puntos y tal vez con un equipo fuera de la promoción. Y nadie hubiera pedido el alejamiento de Cappa y para formar un equipo hace faltan tres cosas básicas: una idea de juego, buenos jugadores que aporten compromiso con esa idea y tiempo para lograr el objetivo. Creo que Cappa sólo contaba con la primera.
Y lo de Román, es magia pura. por lo menos nos queda Román para disfrutar del buen fútbol.
Un beso

Matías dijo...

Juliano no creo que Borghi deba renunciar. Al igual que Cappa, el busca jugar bien y eso lleva tiempo. El Bichi lleva apenas 13 partidos en La Ribera. Además los jugadores de Boca, al igual que los de River, hace tiempo que se vienen llevando puesto a varios entrenadores, por eso creo que caerle solo al entrenador es injusto.

Matías no puedo creer eso de que Broghi diga que no sabe si llegará al clásico. Ya llegamos al punto en que hasta un entrenamiento define la continuidad de un entrenador, una locura.

Mujer coincido. Irresponsabilidad para tomar decisiones, manejar una institución y hacerse cargo de lo que corresponde. A Cappa lo fueron a buscar como si fuera el mejor y hoy lo echan como el peor de la historia. Pero que yo sepa no era Cappa el que definía sino Funes Mori, el que no daba un pase como la gente era Ortega, el que dejó al equipo en esta situación no fue Cappa sino los Simeone, los Astrada, los Aguilar. Ahora habrá que bancar a los defensores del anti-fútbol que van a destrozar a Don Angel. Asi estamos.

Abrazo!